26/6/07

Noches de Ópera: La Fanciulla del West


Ópera que nunca ha disfrutado de la aceptación de los aficionados europeos, y no digamos de popularidad, se ha reprochado a la Fanciulla el repetir esquemas de La Bohème o Tosca. También las tremendas dificultades vocales de la pareja protagonista han militado contra su establecimiento en el repertorio, si bien en el MET disfrutó de numerosas reposiciones desde su estreno mundial el 12 de octubre de 1910 con dirección de Arturo Toscanini. Entonces protagonizaron la función Enrico Caruso, Emma Destinn y Pasquale Amato. Retrocedemos más de 50 años buscando un reparto de una estatura legendaria similar para encontrar una de las pocas versiones redondas de La Fanciulla del West.


La partitura de Minnie compite con las inclementes exigencias sobre el registro agudo de Turandot, pero alternando efusiones líricas dignas de una Mimì. La dificultad de ofrecer el agudo squillante capaz de imponerse a la orquesta sin convertir al personaje en una fiera ha parecido insuperable. Recordemos el hecho de Leontyne Price llegara a cantarlo en sólo 5 ocasiones y decidiera abandonarlo en el ápice de su carrera. Eleanor Steber (1914) estaba en 1954 en el mejor momento para la tarea: una voz de lírico-spinto penetrante, con un bello y timbradísimo agudo, capaz incluso de sostener el do de “Laggiù nel Soledad”. Pero lo que es aun más relevante, Steber se mueve con comodidad por el canto conversacional pucciniano, sin dejar nada que desear en cuanto a dicción y fraseo, por ejemplo en la conflictiva escena de las cartas (concluida con magníficos ataques al si bemol)
.
Del Monaco, en estado de gracia, exhibe una voz todavía juvenil y lo que es más importante, mucho más mórbida que apenas 6 años después. Agobiante la riqueza del timbre en el registro de pecho, que el papel – a medida de Caruso – permite lucir en todo su terciopelo baritonal, mientras el ascenso por el pasaje no presentaba (entonces) problemas apreciables. Extraordinario el registro agudo, no exactamente en punta pero sí de un bronce vibrante. Asombra como traspasa la orquesta su “La mia vergogna” o el gigantesco si natural en “Addio, mia California!” Como en todas sus colaboraciones, Mitropoulos inspira a del Monaco un fraseo lleno de claroscuros, libre de ese acento permanentemente colérico con el que se le suele identificar (ejemplo de ello es la melancolía del dúo del Acto I, con unas arcadas sonoras insuperables) Es de lamentar que el tenor florentino no hiciera propios tales matices expresivos en su grabación de estudio del papel.
.
Gian Giacomo Guelfi, como del Monaco una voz descomunal, es muy eficaz en el rudo personaje de Rance, que tiene indicaciones en la partitura como “con voz áspera y estridente”. Barítono de fonación y acento inconfundiblemente veristas, se halla en su elemento en los diálogos que animan la lucha entre fuerza bruta y sensualidad. Hay que destacar la amargura de su “Minnie, dalla mia casa” o su amenazante participación en el Finale Secondo.
.
Fanciulla precisa un conjunto de comprimarios de altura, requisito que se cumple sobradamente con un grupo de cantantes italianos encabezados por el gran Piero de Palma. Emocionante de verdad el nostálgico canto que acompaña la huida de los amantes.
Además de los efectivos vocales, esta función contó con uno de los mayores directores – no sólo de foso – del S. XX: Dimitri Mitropoulos. Por fortuna la toma sonora es lo bastante decorosa para apreciar muchos detalles de su dirección, que según Elvio Giudici “suscita en la orquesta un sonido intenso, suave y penetrante a la vez, que crea tensión narrativa sólo con los contrastes entre la cortante energía (…) y la mórbida pero excepcionalmente sonora cantabilidad.” Particularmente poderoso es el final del Acto II, con el amenazante pizzicato de los contrabajos subrayando las variaciones de tensión de la partida de póker, desatada finalmente en una página al borde de lo expresionista que nada tiene que envidiar a las más salvajes del Acto II de Tosca. Mitropoulos, campeón de la música de la Segunda Escuela de Viena, no podía dejar de potenciar los aspectos más modernos de esta partitura.

Johnson - Mario Del Monaco
Minnie - Eleanor Steber
Rance - Gian Giacomo Guelfi
Nick - Piero De Palma
Ashby - Vito Susca
Sonora - Enzo Viaro
Trin - Brenno
Ristori Sid - Lido
Pettini Bello - Virgilio Carbonari
Harry - Valiano Natali
Joe - Enzo Guagni
Happy - Agostino Ferrin
Larkens - Giorgio Giogetti
Billy Jackrabbit - Paolo Washington
Wowkle - Laura Didier Wallace - Giorgio Tozzi
Castro - Mario Frosini
postiglione - Alberto Lotti Camici
-----------------------------------
Dimitri Mitropoulos
Firenze, 15 de junio de1954.
------------------------------------
.
(Grabación subida a Operashare por Lewis1962)
.
Disfrutadla.