30/7/10

Los peores (IX): Franco Bonisolli


En sus comienzos Bonisolli poseía una prometedora voz de contraltino, extensa y fácil en el agudo pero además relativamente robusta. Con seguridad no se trataba de un instrumento tan privilegiado como los de Pavarotti y Aragall, pero sí de potencial similar. Iniciaba su carrera en los años sesenta cantando óperas bastante infrecuentes y ante él se abría el repertorio de tenor lírico; en particular el protorromántico, que entonces estaba en plena explosión de popularidad. En la siguiente década empieza a aparecer en escenarios importantes y a grabar discos, pero para entonces el tenor, que nunca había sido un modelo de finura, ya había decidido ir a contracorriente de los tiempos y adherirse a los modos más rancios de los cincuenta. Todo empezó al derivar la idolatría que profesaba a Franco Corelli en una imposible imitación. El registro medio, que al natural era delgado y claro, empezó a estirarse y abombarse como el caucho y a tomar un color mate, vulgar y engolado. Producto de todos los trucos que debió aplicar para este fin, la columna de aire perdió regularidad, el registro de pasaje se opacó y las medias voces se contaminaron de inflexiones guturales y falsetísticas. Restó, como uno de los pilares de su carrera hasta el final, un registro agudo nunca squillante ni canónico, pero que el cantante disparaba hacia las galerías con sincera vocación de demagogo. Con estas premisas asaltó el repertorio di forza. El proyecto de tenor heroico di grazia quedó por tanto en el limbo y los modos veristas más dudosos de Corelli (incluyendo el abuso del portamento) pero también los del di Stefano maduro se prolongaban de forma anacrónica.

Aun con estas taras los medios de Bonisolli le podrían haber permitido hacer una carrera brillante, pero existían otros aspectos en su "arte" que lo han convertido en poco más que una curiosidad. Su preparación musical era insuficiente, pero además carecía del instintivo buen gusto de un Pavarotti. Su incultura para recitar y acentuar llegaba a ser desesperante: el slancio degeneraba en declamación plebeya; no parecía entender el patetismo si no como lloriqueo; lo amoroso en él se manifestaba desde la entrepierna. La altisonancia connatural de Corelli, ajena en esencia a sus medios líricos, era su único guión. Con estas coordenadas, hablar de intención de crear personajes con su canto es hasta ocioso. Si por lo menos puede decirse que en conjunto poseyó una personalidad reconocible, algo que hoy puede parecernos apreciable, ésta llegó a deformarse hasta el esperpento. El hombre parecía incapaz de reconocer sus carencias y desarrolló una especie de paranoia según la cual Domingo sería el conspirador en la sombra que boicoteaba su carrera. Mientras tanto los teatros se hartaron de su poca fiabilidad y en el ambiente se le empezó a conocer como il Pazzo por sus numeritos en escena. Su trayectoria pudo haber cambiado con la invitación de Karajan para cantar en Salzburgo, pero él dio una de sus habituales espantadas.

Los testimonios en disco de Bonisolli producen en quien los descubre una fiebre transitoria a la que sigue siempre el arrepentimiento: como una especie de pornografía musical. Hay, sin duda, momentos que suscitan entusiasmo, algunos incluso de buena ley, pero el aficionado con criterio pronto se alejará espantado de sus grabaciones. Las únicas excepciones las encontramos en dos discos de arias y dúos (con Freni) donde junto a los síntomas de su extravío aparecen espejismos del tenor que nunca llegó a ser. Tuvo el privilegio de registrar (Manrico y Alfredo incluso por duplicado) los tres grandes papeles de la Trilogía Romántica. Estas grabaciones, más que ninguna otra, testimonian su fracaso como cantante: ni siquiera Karajan pudo encauzar del todo sus posibilidades para hacer no ya un Manrico creíble, sino apenas cantado con urbanidad.

21 comentarios:

Ricardo Marcos G. dijo...

Sin considerarme siquiera un aficionado a Bonisolli y coincidiendo con los “corellismos” de su canto así como su predilección por diversos trucos vulgares (si bien emocionantes en estas épocas en donde el tenor lírico-spinto brilla por su ausencia) debo decir que los hay mucho peores. El instrumento existió. Su principal problema a mi juicio fue la falta de consistencia, su proclividad (psicológica) a la proeza circense.

Sin embargo, al margen de los mediocres testimonios discográficos consignados hay diversos registros en vivo, de sus primeros años, que muestran la madera que hubo. Algo de Rossini o del repertorio de la transición del clasicismo al romanticismo. Hay un Guglielmo Tell de 1976 dirigido por Guadagno en donde Bonisolli muestra varios momentos de brillantez y canto sensible junto con sus debilidades usuales.

Como uno de sus mejores trabajos discográficos me gustaría mencionar la Djamileh de Bizet (una verdadera joya) en donde la sensibilidad de su canto al lado de Lucia Popp es notable. Ejemplos son la romanza inicial de Haroun, medias voces bien conseguidas, un fraseo más cuidado y sorprendentemente un francés que si bien no es perfecto suena mucho más idiomático que el de otros contemporáneos italianos. En el dueto final se permite una declamación más fogosa pero por una vez no se pierde en el exhibicionismo.

¿Cómo lo logró Gardelli? Todo un secreto.

Arturo dijo...

No creo que Bonisolli haya sido uno de "los peores" ¡por Dios!

Peores es un adjetivo excesivo para Franco Bonisolli, digamos que pudo haber sido mas de lo que fué, pero peor... no exagere Iglesias; en efecto fué peor que Franco Corelli, pero mejor que la mayoría de los tenores con los que compitió en su época.

Ricardo Marcos G. dijo...

Me olvidé mencionar su Cavaradossi con Rostropovich en DG (1970's) a mi juicio es una de las Toscas más conseguidas en disco. Aquí Bonisolli canta con buena línea, sin gritar como lo hacía diStefano, muy atento a la Vishnevskaya y cerrando con un "e lucevan" oscuro y desgarrador como debe ser.

El ejercicio de "los peores" definitivamente ha sido divertido de leer, hay mucha certeza en los análisis de Gino pero también depende del oído con que se escuche. Un ejercicio que también posee un dejo de subjetividad.

Creo que Kurt Baum o Richard Tucker son mayores ofensores para destrozar el repertorio italiano que lo que fue Bonisolli. En sus mejores momentos fue un cantante de nota como lo atestigua su presencia continua en algunas casas europeas de nota.

saludos

Gino dijo...

Gracias por los comentarios.
No obstante, don Ricardo, le tengo que decir que no puedo estar más en desacuerdo con su aserto sobre Tucker. Para mí es uno de los mejores tenores de la segunda mitad de S. XX y la comparación con Bonisolli me parece insostenible. Tucker cantaba con su voz, cantaba como un profesional y era un músico. Nada de esto puede decirse de Bonisolli.

Baum sí podría ser un buen candidato, pero ni siquiera su figura tiene interés.

Saludos.

Anónimo dijo...

Hola, amigos... me permito sólo un comentario respecto del Baum, otro de los grandes misterios del MET y que, en mi modesta opinion, sin duda tiene cabida en el "Selecto Club de Los Peores ", no ya por su insignificante figura (como bien apunta Gino) sino sobre todo por la cantidad de grabaciones antológicas que destrozó al lado de nombres de primerísima fila SIEMPRE.
Sólo como apunte (tengo unas 30 grabaciones con él) y sus colegas en todas ellas fueron Maria Callas, Antonietta Stella, Zinka Milanov, Eleanor Steber, Rise Stevens, Giulietta Simionato, Astrid Varnay, Jarmila Novotna, Margaret Harshaw, Fedora Barbieri, Jean Madeira y Nell Rankin, a parte de los mejores representantes en la cuerda de barítonos y bajos de la época. Increíble!
Saludos, Eisenach

Ricardo Marcos G. dijo...

No nos podremos poner de acuerdo con respecto a Tucker Sr. Gino. Sin el afán de caer en una conversación circular realizando una comparativa entre Tucker vs. Bonisolli debo decir que el repertorio elegido por Bonisolli (en toda su amplitud) es más digno de un músico profesional que el de Tucker. Rossini, Gluck, Cherubini y algunas óperas fuera del repertorio además de lo usual frente a un tenor cuya mayor proeza fuera de la norma fue el Eleazar de Halevy.

El canto de Tucker tiene un fuerte sabor a cantor de sinagoga y simplemente masacra el idioma italiano; falta de respeto a las vocales ni una mínima preocupación por fonetizar adecuadamente el idioma. Es uno de los responsables del fracaso de la forza y la Aida de Callas en estudio con una emisión y declamación que los ingleses categorizarían como "ham". Admito que no todo lo que hizo carece de mérito pero su reputación ha sido sobrevaluada por el establishment del MET.
Saludos.

Gino dijo...

caray, Don Ricardo, casi parece que estemos hablando de Jan Peerce.

Sobre el repertorio de Bonisolli, bueno, yo diría este hombre daba igual lo que cantara, siempre era fiel a la plantilla del verismo. En todo caso, las curiosidades de repertorio son del comienzo de su carrera y francamente me es indiferente que alguien que cantaba así tuviera un repertorio más o menos tradicional.

Sobre Tucker, le comento un par de puntos:

- Cantó y más que correctamente Ferrando, Tamino y Lenski.
- Cuando apareció en Italia gustó y mucho.
- En general la crítica italiana no ha dejado de señalar sus defectos de dicción, pero no lo desechó ni mucho menos por ellos.
- Mejor escucharlo en grabaciones del vivo. Con los micrófonos cerca "daba" mal.

Saludos

Anónimo dijo...

Bueno, qué de subjetividades, como siempre que se habla de un cantante que con mayor o mejor fortuna haya pasado a la historia; al fin y al cabo la ópera es para muchos como el fútbol para otros.

Sobra la primera etapa de Bonisolli, la del tenor lírico y contraltino, no me queda más que decir como músico que ya hubieran querido muchos de sus coetáneos cantar como él a Rossini, Mozart o Glück. Escuchen Uds. si pueden su Tito de la Clemenza.


En cuanto a su "segunda etapa", también recordarles que, si nos guiamos por la tendencia actual de interpretación historicista de la música, los llamados "defectos" de Bonisolli son justamente las características con las que posiblemente haya que interpretar la ópera italiana romántica y verista. Señores, un poco de sinceridad, desde Bonisolli no ha habido un solo tenor que no aburra en ese repertorio, amén de esos timbres vocales de tan pocos quilates.

Si Bonisolli quiso ser Corelli, bueno también hay otro que ha querido ser Del Monaco, con una voz todavía más corta y otros defectos más evidentes...

Hubiera bastado con que dijera, miren señores, no me gusta Bonisolli, me cae mal y ya está. Disfrazar un gusto de opinión crítica bueno jeje. Ah, y sobre las historias que se cuentan de él, personas muy sensatas relacionadas con la ópera de Viena y de München le contarían versiones muy diferentes sobre esa supuesta "locura".

Un saludo a todos!

peristico dijo...

Qué opinión les merece su Alfredo en la película de La Traviata con Moffo bajo la batuta de Patané?

Manuel Gonzalez dijo...

soy David González:

Decir que Bonisolli es uno de los peores es un comentario fuera de lugar por lo desacertado del mismo. Franco Bonisolli cuando quería podía codearse con los mejores de entre los mejores en el repertorio que le era más afín, y en el que no lo era, ya quisieran muchos tenores que los ponen yo no sé qué crítica en primer lugar.
Ejemplos:
Forza del destino: todo un descubrimiento por mi parte, completa en YouTube y cantada con buena dicción, con buena interpretación, con slancio, como se debe cantar Verdi, y perfectamente compenetrado con la soprano. Lo prefiero a Placido Domingo, ya que es de los tres tenores el que más se le puede parecer por el carácter en su canto (Pavarotti es más belcantista y Carreras para mí juega en otra división).
Trovatore: para mí uno de los mejores. Me refiero no a la versión de Karajan sino a la de Bartoletti, con Kabaivanska y Cortez. Espectacular su aria estrella y la pira cantada a tono. En el resto no es que interpretara demasiado (tampoco demasiado poco) pero dota al personaje de fuerza, de músculo de heroicidad, que es lo que se le pide. Lo prefiero a Domingo.
Duque di Mantua: sin ser Bergonzi y Kraus,con voces menos horoicas o nada heroicas, Bonisolli canta un Duque atendible ( aun con golpes de glotis en la cabaletta posterior a su gran aria). Por momentos muy bien cantado y desde luego para mi un muy buen duque di Mantua aunque no el mejor según la crítica especializada. Por supuesto, lo prefiero a Domingo, Del Mónaco y otras grandes voces que lo cantaron.
Luisa Miller. Todo un descubrimiento para mi gracias a YouTube. Un Rodolfo de antología en una época de esplendor vocal como era el año 1974. Lo prefiero a Placido Domingo en ese papel.
Traviata con freni y con Moffo. LO encuentro de canto muy interesante, con Moffo estamos en los sesenta y con Freni especialmente con Freni hace un Alfredo muy cuidado, mejor cantando que Placido Domingo con Cotrubas.
Sigo? quereis que siga?

Puccini.
IMMMMPRESSSIONANTE su boheme con Cotrubas. A la altura de los mejores. recomiento dque lo compréis si lo lo teneis en OPERA-DEPOT. Cómo matiza, qué línea de canto de alta escuela. Impresionante. Lo prefiero a Domingo.
Mario cavaradossi con la mujer de Rostopovich ( no me acuerdo del nombre) impresionante igualmente. De los mejores cantandos Marios Cavaradosi para mí.
No he escuchado su turandot de joven y si he escuchado fragmentos de su Manon lescaut ( preciosa) y espectacular, sublime en la Fanciulla con la Dimitrova. Entera en YouTube.

Sigo?
Qué Corelli o Domingo cantó alguna vez un Faust tan bien cantado como Bonisolli al principio de los setenta. NO se puede ni comparar con Domingo.
Que Corelli cantó Gillermo tell con ese arrojo y con este registro agudo como lo cantó Bonisolli.
y tantas, tantas, La donna del lago, el asedio de corinto.
Se me olvidaba I vespri, mucho mejor que domingo en registro agudo.

Podría seguir. NO es que tenga manía a Domingo, es que es un tenor que ha pasado como de los mejores de la historia y al comparar este con Bonisolli no está tan alto como dicen algunos y no tan bajo Bonisolli como dicen algunos aficionados.CAntó por cierto LUcia de lammermoor, no era su papel ideal pero a ver Corelli y Domingo como la hubieran cantado.

Con esto quiero demostrar que es muy arriesgado decir que es mejor que otro, y sobre todo en estas alturas en cuanto a calidad. Es tan difícil que entran en juego más los gustos que los criterios objetivos.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el ultimo comentario,la crítica es típica de muchos puristas críticos de la lírica que como en este caso jamás entenderían lo que buscaba Bonisolli.
Pero jamás criticarían a alguien como Domingo que no está a la altura en muchos de sus roles de Barítono.
Lo que encontró Bonisolli como sonido es un trabajo arduo de mucho tiempo.
Es una técnica que no la conocen tantos por qué están enseñándoles a soltarse y que la voz salga hacia arriba pero ni idea como y desde donde.
Todo lo demás es puro humo por eso se escucha hasta el día tan poca decencia musical o cantantes tomando roles que no pueden cantar sobre todo ese repertorio lírico-lírico spinto. Roberto alagna por nombrar uno.
Bonisolli si cantaba cono define la crítica,como hizo entonces para cantar tantos años? Otros tantos adorados por la crítica tuvieron que dejar por problemas de salud como se dice siempre ,pero no dicen que los problemas son de forzar tanto el instrumento y por supuesto trajo consecuencias.
Bonisolli era pura musicalidad y un cantante sobre todo con valentía.
Sobre gustos todo es discutible pero criticarlo con ignorancia y poco respeto,parece mucho.

Anónimo dijo...

Los que no saben cantar enseñan. Los que no saben enseñar critican. Los que no saben criticar hacen el ridículo intentándolo.
Estas frases deben de ser de obligado conocimiento para todos.
Poner a Franco Bonisolli como uno de los peores es una "boutade" como poco. Un tenor que cantó con Sills,Caballé,Gruberova, Ricciarelli, Deutekon, Taddei, Capuccilli, Bruson... dirigido por Muti, Santi, Sinopoli, Karajan...y que cantó en el Liceo , Met, Scala, Viena. ..no se merece esta crítica tan sarcástica y exagerada como poco.
Mire usted, yo no soy admirador incondicional de este cantante pero tiene un canto más interesante las más de las veces que Tucker , el cual masacra el italiano en la grabación, por ejemplo del Don Carlo con Gencer en 1964.Franco tenía mejor formación musical y de idiomas, lo que le permitio acercarse a mas repertorio y óperas francesas.
El mejor tenor spinto de la era post del Mónaco y post corelli.

Gino dijo...

Anónimo, no voy a borrar sus mensajes ni sus insultos: sé perfectamente quién es usted, quiero decir, su encarnación como forero loco. Si le hace feliz seguir con el tema, siga.

Jocelyne N dijo...

La que ha liado con Bonisolli. Pues a mí no me disgusta. Es poco refinado, extravagante, etc... no será un gran tenor pero meterlo en la misma sección que Barbara Hendricks o Peter Schreier... ni de coña. En fin, al menos, él tiene cosas buenas, algunas muy buenas. Y fue uno de los mayores críticos con la patochada aquella de Los Tres Tenores, sólo por eso ya me merece respeto. No encuentro a nadie que cante Di quella pira como él: los demás me parece que o se pasan de finos o se pasan de ordinarios. Bonisolli simplemente se pasa (en el buen sentido). Y hablando de El trovador, sr. Gino, la van a representar en París, donde resido, el verano próximo pero los tres tenores en cartel me dan miedo. Las entradas cuestan una pasta y con mi humilde sueldo no quiero ir a una función que sé de antemano que no me va a gustar. ¿Qué hago? Me puede contactar a mi Google+ o en mi blog. Gracias

Gino dijo...

Trovador es Trovador, si no supone un gran trayecto desde su casa, la batuta es de fiar y hay algún cantante potable, yo iría al gallinero.
Saludos,

Jocelyne N dijo...

El director es Maurizio Benini al que no conozco y el elenco no está mal salvo los Manricos: Marcelo Álvarez que no me gusta, Roberto Alagna que está acabado y el marido de Anna Netrebko que es un tenor de tercera regional. Por cierto, que la Netrebko vendrá también para cantar Oneguin en verano y La Traviata en febrero compartiendo cartel con Plácido Domingo. Sr. Gino, si dentro de 10 años vuelve a escribir una sección así sobre los peores, no va a saber ni por donde empezar.

Gino dijo...

Mi estimada amiga, ¡yo no veo tan acabado a Alagna! Seguramente tenga muchos problemas con el papel, pero se escuchará una voz de tenor principal en el teatro y eso no es poco. ¿Entiendo que la Netre hace Leonora? Caramba, de qué se queja usted! Benini siempre ha sido rutinario, eso sí (director de los que estaba al servicio de Pavarotti en sus bolos, si no recuerdo mal).

Sobre Domingo, al final ha logrado lo mismo que Julio Iglesias: que lo que menos cuente sea la música. no comment.

No me toquen las palmas, que me animo a hacerle entrada a señora Baltsa.

Saludos.

Gino dijo...

Por cierto: si hay suerte y algún día vuelvo a París tendré muy en cuenta sus comentarios culturales y gastronómicos. :-)

Jocelyne N dijo...

La Netrebko no viene para el Trovador. Quiero ir a ver esta ópera porque me han recomendado la Leonora de Elena Strikhina y coincide con Alagna y el señor Netrebko. Si me recomienda Alagna, tomo nota. Dentro de unos años, volveré por este blog y le voy a tocar las palmas, las castañuelas y hasta la flauta dulce del colegio. Jajajaja. Claro, cuando venga a París, no dude en contactarme y le recomiendo cosillas: entre blogueros hay que ayudarse.

Anónimo dijo...

Como no tengo cuenta en google he puesto anónimo. Mi nombre es Teresa Calero.

No puedo sino estar en el más absoluto desacuerdo con lo que de este cantante se ha expuesto en este blog por su dueño. No se sostienen, así de sencillo, las barbaridades musicales que vd. ha expuesto sobre este cantante, polémico pero inmenso vocalista cuando no hacía "de las suyas". Entiendo la reacción de algunos comentaristas, donde más o menos afortunadamente exponen sus críticas a esta crítica tan poco trabajada.

Comparar el canto de este señor con la pornografía es un desacierto total bajo mi perspectiva y sólo logra conseguir que sepamos que a usted no le gusta este cantante, pero ya está, de crítica seria, de reconocimiento del valor del mismo...nada.

Mire usted. He tardado mucho tiempo en decidirme a escribir este mensaje porque no quiero que me confundan con nadie y quiero ser lo más sosegada a la hora de verter aquí este mi opinión en este blog, un blog en general de óptima calidad a la hora de hablar de Callas y Pavarotti y exagerado a la hora de hablar de la Elisabetta de Caballé en el Roberto Devereux estando la grabación de la Sultana desde 1964 circulando por ahí. Es un blog donde se aprende y se exponen los temas con un mínimo de rigor y preparación, agradecible para las melómanas y melómanos que habemos por este mundo, por eso al picar sobre el nombre de Bonisolli en este blog me sorprendí al ver ese mensaje tan visceral. Un mensaje sobre todo injusto, ya que puede crear opinión entre un público auditor más o menos selecto. Es necesario un acto de desagravio.

Gracias a la vida y mi afán de rata coleccionista de cd tengo una gran colección de discos de ópera en mi haber y de este cantante, que tuve la suerte de estar en el Manrico del Liceu y su posterior concierto espectacular, tengo bastante. Ahora con webs que de dedican a comercializar discos piratas y el famoso YouTube puedo decir que tengo prácticamente todo de este cantante y digo, por que tengo conocimientos para ello y he escuchado mucho de todos , que este cantante fue un gran cantante, un grandísimo cantante, poseedor de un sector agudo envidiable para muchos tenores de su generación y un centro oscuro y viril, libre de cualquier atisbo de gola. Una dicción impoluta y una capacidad de matización e intepretación de primera línea. ¿Defectos? sí, ¿Cómo no? pero dígame, por favor qué cantante está libre más o menos de ellos, en mayor o menor medida: ¿Corelli ligaba bien las frases? ¿apianaba como era debido Domingo?¿dio alguna vez Carreras el do famoso?¿el fraseo de Aragall era en general intencionado y presentaba claroscuros?¿ Tucker tenía dicción impoluta?... Cada cantante tiene sus fallas, sus quiebras, pero no por ello hay que ponerlo de los peores. Yo puedo decir que este tenor levantaba a la gente de su asiento y que las grabaciones que hay demuestran que era querido, muy querido por el público.
¿era mejor que tal o peor que cual? para mí creo que era uno de los mejores, junto con los que siempre se mencionan, pero para decir ésto he tenido mucho que escuchar.

Le deseo lo mejor y le pediría por favor que tuviera más cuidado a la hora de "bromear" si es que ha sido una broma, con los cantantes, ya que hay muchos que levantan pasiones y se puede herir sensibilidades.

Bon die.

Gino dijo...

Bonisolliano, hágaselo mirar.