30/10/11

Referencias: "Il canto" (III)

Ejemplos en disco sobre las voces de tenor, barítono y bajo

"En sus apuntes de canto (...) Pertile escribe acerca de una zona de pasaje, entre el mi bemol del cuarto espacio y el fa sostenido sobre la quinta línea, explicando que es a partir del mib cuando un tenor percibe la necesidad de redondear y sombrear el sonido. Esto significa preparar el el pasaje entre registros, no ponerlo en práctica. La nota de pasaje es, para Pertile, el fa# mientras el sol ya pertenece al registro de cabeza. Ya he hecho notar que Caruso, una vez perfeccionada su técnica, pasaba entre registros sobre el fa, por tanto medio tono antes que Pertile. Pero su voz era más amplia y casi baritonal con respecto a la de Pertile. Éste, sobre el fa de "(Celeste Ai)da", "(forma divi)na", redondea el sonido, pero no pasa entre registros. Pasa, en cambio, sobre el fa# de "(mistico ser)to". Si se desea un ejemplo de sonido que prepara el pasaje y uno que lo realiza, nótese el fa de "(il mio pensie)ro" e inmediatamente después el sol de "tu (sei regina)". Sobre la vocal E puede suceder que Pertile anticipe el pasaje al fa (ataque de "Ergerti un trono" en la primera parte del aria) pero esto sucede a veces sobre la vocal U ("Si chiuda il ciel" del dúo con Aida). Independiente de esto, la habilidad de Pertile hace que el sonido sea homogéneo tanto en la preparación como en el pasaje. 

En el uso de la media voz Pertile es notablemente superior a Caruso y esto hace que sea más variado como fraseador y respetuoso con los signos de expresión de los compositores. En Verdi, además, Pertile tiene un acento claramente declamatorio, con algún exceso de énfasis. En "Aida" revela una capacidad excepcional de iluminar la palabra tanto en el recitativo como el cantabile. Basta con escuchar el fiero "Se quel guerrier io fossi" y el dulcísimo, íntimo "Se il mio sogno..." Pertile es un maestro dando relieve a estos contrastes mediante la mezzavoce durante la mayor parte del aria y emitiendo los agudos sin esfuerzo."


"En "Pourquoi me reveiller" Schipa ejecuta el pasaje de forma habitual en el fa# y a veces lo adelanta al mi# como en "(o souffle du) printemps". El hecho es que Schipa, voz más clara y ligera, redondeaba el sonido menos que Pertile o Caruso en las notas de preparación. Esto en especial sobre la A y a veces sobre la E. En la O cubría más el sonido. En la U Schipa pasabe engtre registros sobre el fa, como en el ataque de "Una furtiva lagrima". La diferente impostación de la A y la O se percibe en la frase "Che più cercando io vo? M'ama, si m'ama". El fa de "vo" es un sonido de cabeza, el fa de "m'a(ma)" es un sonido un poco redondeado, si bien enmascarado, tomado y sostenido con ligereza. Véanse los ataques de "negli occhi suoi spuntò" , "del suo bel cor sentir", etc. También puede suceder que la levedad de la emisión lleve a Schipa al sonido de cabeza sobre el mi."

Tito Schipa – L'elisir D'amore: Una Furtiva Lagrima

"Fischer-Dieskau tenía una voz de volumen limitado y timbre muy claro: más de baritenor que de barítono. Era además, por naturaleza, un cantante "lírico". Pero no conoció, al menos en disco, límites de repertorio. Tenía, en el sonido, una tersura innata que ponía al servicio de una fantasía febril para obtener un legato impecable y una gama vastísima de contrastes y colores (...) El lector que quisiera confrontar la ejecución del aria de "Guglielmo Tell" de F-D con la que registró Gino Bechi, que con todo es bastante decorosa, se daría cuenta de inmediato que la penetración en el momento musical y escénico, la nobleza, el orgulo - pero también la ternura paterna - están todos del lado del barítono alemán. La diferencia llega a ser inconmensurable si escuchamos la "Urna fatale" de F-D y luego la de Ettore Bastianini. Bastianini sale prácticamente aniquilado en la comparación. En el recitativo, especialmente, F-D ilumina cada palabra como podrían haberlo hecho Battistini, Amato y Galeffi pero con un rigor en la ejecución más acorde con nuestro tiempo.
Sin embargo F-D nunca supo en qué consistía el pasaje entre registros y esto, que compromete todas sus notas altas, explica por qué la carrera teatral de un intérprete de esta talla se limitó sobre todo a Alemania y nunca pisó los escenarios italianos. Ya de hecho ignoraba la preparación del pasaje. Por ejemplo, en la frase "Desso in mia mano" (recitativo de Carlos de Vargas) presenta en la A de "mano", un re3, un sonido completamente abierto. Igualmente, en el recitativo que precede la cabaletta, el re de la O de "Leonora". Pero también se abren los propios agudos. Cualquier re#, mib y mi que caiga sobre la O o la A suenan como la O de "Prode" en el primer recitativo: sombreado (mib) pero estrechado en la garganta y por tanto pobre de timbre. Pero también puede ocurrir que un mi natural que se cante sobre una O ("Potrò alfine il tradimento") F-D cambie el sonido de la O por una A al estilo de di Stefano. Pasa lo mismo desde el Fa en adelante. La E y la I tienen cierto timbre, la A y la O normalmente son tan pálidas que hacen pensar en un tenor que canta abierto. No obstante, la tersura innata y la musicalidad evitan casi siempre que emita gritos en vez de sonidos. En la zona alta es más bien un tenor que ignora el pasaje entre registros, pero no tiene muchas dificultades para emitir un fa o un sol aceptables."


"La mejor grabación de Pasero es el aria de Felipe II de "Don Carlo". No conozco una versión fonográfica que pueda competir con ésta. "Come trasognato" indica Verdi para la primera frase, "Ella giammai m'amò". La realización de Pasero es perfecta. Se sirve de una media voz patética y dolorosa, de un acento de elocuencia extraordinaria. "Ove son? Quel doppier presso a finir!". Esto es frasear: darle a cada frase el color y el acento que más convienen al sentido de la palabra manteniendo el tono doliente que exige la situación. Hay que escuchar también cómo Pasero, siguiendo las indicaciones de Verdi, emplea la dinámica "sfumata" para conseguir el patetismo de "da miei occhi languenti". En definitiva, el control de la emisión permite que el intérprete realice los mínimos detalles previstos por el autor. En el Andante mosso cantabile "Dormirò sol" recurre a una media voz basada en el canto sul fiato más riguroso y un enmascaramiento que lleva al registro de cabeza ya en un la natural 2: "Nell avello del Escurial".  También se aprecia el "Parlato a mezzavoce" (Verdi) en "Se dorme il prence" y la sensación de melancolía negra, lacerante, que logra transmitir al oyente en el aria.

La tristeza  de la vejez y el tono crepuscular que Verdi encuentra en algunas páginas se transmiten espléndidamente en la versión de Pinza de "Infelice, e tu credevi". (...) Ezio Pinza tenía una voz más clara que la de Pasero, pero de timbre más luminoso y emisión más firme (...) También en este caso, el punto de partida se encuentra en la ligereza de la emisión y la dulzura del sonido. En la frase de inicio, la voz de Pinza es tan suave y ligera que en "tuo credevi" ya se encuentra en registro de cabeza sobre el sib 2. Prueba de que no se equivocaba Manuel García al prescribir el paso entre registros en las notas centrales. Es algo no sólo posible, sino ventajoso, pero exige larga preparación. Nótese también la facilidad, la ligereza (y la tristeza) con las que Pinza canta "Piomba invece il disonor", frase de tesitura más bien aguda para un bajo. Es el "recitar cantando" clásico: el último reducto del verdadero canto aunque la vulgaridad que ha anidado en los gallineros de media Europa, incluyendo a Italia, se incline por preferir los gritos. Al final de aria Pinza emite un fa agudo ejemplar por su nitidez. Para él, como para Pasero, un fa o un fa# no eran un problema."