29/8/10

Tesoros en Spotify: Alice Ader toca Franck

Spotify nos proporciona una nueva audición infrecuente pero muy satisfactoria. Alice Ader es una pianista apenas conocida fuera de Francia, donde sí es una artista consagrada. Destaca por la mesura de su toque y la nitidez de su digitación, rasgos clásicos ambos de la escuela francesa. Intérprete sobria pero no adusta ni mecánica, como parece ser la norma en sus compatriotas en años recientes, en ella el equilibrio y el rigor en la elección de tempi no redundan en linealidad del fraseo. Sutil y exquisita son los adjetivos que se vienen a la cabeza escuchando este maravilloso disco dedicado a obras de César Franck. Las piezas para piano solo elegidas permiten admirar su luminosa distinción de las distintas voces mediante las intensidades y los colores de su paleta sonora (Variación del Op. 18, que es en realidad una transcripción del propio autor de una pieza para órgano). El drama subyace en el recitado del Preludio de la segunda partitura y el famoso Coral surge entre misteriosos acordes. Música de susurros nocturnos, mística y sensual, grandiosa e íntima alternativamente sin perder su profunda coherencia. En ella, además de las virtudes apuntadas, se siente la tentación de usar el adjetivo idiomático para alabar el trabajo de Auder. Junto a estas revisiones del Preludio bachiano desde la óptica del romanticismo tardío, una obra capital del género de cámara para piano y cuerdas. El magistral Quinteto, excepcionalmente tormentoso para su autor, reúne a la pianista con el Ensemble Auder. Nuevamente, equilibrio entre voces (algo que no puede darse por supuesto en este tipo de partituras) e intensidad siempre controlada.

Para rematar, estupendo sonido. Es un disco del Sello Fuga Libera.


De la restante discografía de Auder en Spotify me recomiendan las piezas de Brahms, mientras los discos de Bach y Mussorgski adolecen de lamentables tomas de sonido.